Kit de productividad Foro debate Saber más
Share
kit de productividad
La función financiera a corto plazo

26, 07, 2017

¿Porqué un Kit sobre la Función Financiera en el corto plazo?

Hoy más que nunca, el acceso a una financiación adecuada en tiempo, condiciones y coste, supone un factor determinante para la competitividad de la empresa. Por otro lado, la demanda de fondos requerirá de una gestión cuidadosa para adecuarla a las posibilidades financieras de la empresa.

¿Para quién está dirigido el Kit sobre la Función Financiera en el corto plazo?

Este Kit es de interés para todos aquellos directivos, gerentes, empresarios y emprendedores, sin formación específica en el área financiera y que estén gestionando (o lo vayan a hacer) una unidad de negocio. Puede ser interesante también para aquellos responsables funcionales de las áreas comercial, marketing y operaciones, en tanto que sus áreas suponen un empleo de recursos cuyos intereses será preciso compatibilizar con las restricciones financieras.

La función financiera en el corto plazo

En contra de lo que se pudiera pensar, las finanzas son una materia sencilla. Y en lo que respecta a la gestión financiera en el corto plazo, hay dos líneas básicas de actuación:

1.- Optimización de los activos circulantes o de corto plazo. Así de sencillo: menos activos conlleva menos necesidades de financiarlos.

2.- Obtención de fuentes de financiación adecuadas

Responsabilidades del área financiera

La función financiera (ejercida por el Director Financiero o CFO en las empresas más grandes y por el Gerente en las más pequeñas) ha pasado a ocupar un puesto central en el organigrama de la empresa, ocupándose de seleccionar inversiones y garantizar su financiación con el mínimo coste. En las empresas más pequeñas suele encargarse también de la supervisión de las tareas administrativas (contabilidad, control de gestión, fiscalidad, etc.)

Un negocio precisa para funcionar, de la adquisición una serie de bienes y derechos que contablemente figurarán en el activo del balance. Para poder disponer de éstos, la empresa ha de buscar fuentes de financiación adecuadas que, en este caso aparecerán contablemente recogidas en el pasivo del balance (o pasivo + patrimonio neto según la nueva terminología contable).

 Las fuentes de financiación elegidas han de reunir dos requisitos fundamentales:

1.- Garantizar la capacidad de pago de la empresa, en tiempo y forma, tanto a corto plazo (liquidez) como a largo plazo (solvencia).

2.- Suponer el mínimo coste para la empresa sin comprometer el requisito anterior.

Para poder gestionar adecuadamente la liquidez es necesario conocer cuales son las partidas que la van a determinar, resaltando que no existe un nivel óptimo general, si no que el volumen requerido dependerá del tipo de empresa y entorno.

* El NPGC se refiere al "Pasivo circulante" como "Pasivo corriente", en una discutida traducción del inglés "Current liabilities"

 Desde una perspectiva de corto plazo, en el activo nos encontramos con diferentes partidas que suponen un empleo de recursos:

Empleo de recursos en el corto plazo

Mercancías:  Hace años era frecuente que las empresas trabajasen con grandes almacenes preparados para atender cualquier demanda de sus clientes de forma inmediata. Si bien un cierto nivel de stocks es imprescindible para poder operar, aquellas políticas han ido perdiendo peso debido a:

a)      El elevado coste que supone mantener almacenes de ese volumen (alquiler, seguridad, mantenimiento general y en especial coste financiero de la inversión en mercancías)

b)      En un entorno cada vez más cambiante, en el que los clientes reclaman una innovación continua en el producto/servicio que adquieren, el problema de mantener elevados stocks es el elevado riesgo de obsolescencia.

c)      Las mejorías en infraestructuras de comunicaciones ha hecho menos arriesgado el mantener un nivel de stocks reducido, pues las reposiciones se pueden hacer rápidamente y a un coste bastante reducido (por eso circunstancias imprevistas como una huelga o un volcán que perturba el espacio aéreo tienen cada vez un impacto cada vez mayor).

 

Actualmente una de las técnicas que mayor difusión han tenido a la hora de gestionar los almacenes es la técnica de Just in Time (JIT) que propugna el mantenimiento de un nivel de stock mínimo, reduciendo por tanto los costes derivados de éstos. Para su correcta valoración, es necesario estimar adecuadamente también los riesgos de esta técnica (rotura de stocks, costes logísticos, etc.).

 

 

Clientes (financiación concedida a clientes): Es práctica habitual que en la actividad empresarial se proporcione financiación al comprador al objeto de facilitarle la adquisición de nuestros productos/servicios. Pero la demora en los cobros a clientes, especialmente acusada en estos tiempos, supone un importante sobrecoste para el vendedor.

 

 

 

Aunque desde el año 2000 existe una directiva europea sobre morosidad, la trasposición española ha sido claramente ineficaz; como se aprecia en la gráfica, al establecer unos plazos máximos de pago, pero tolerar el pacto entre las partes que ha permitido el establecimiento de plazos abusivos cuando el poder de negociación ha estado desequilibrado. Por otra parte, la reclamación judicial de los intereses de demora tampoco ha resultado efectiva, no llevándose a cabo ante el temor a la pérdida del cliente.

El 5 de julio de 2010, se promulgó la Ley 15/2010  que modificó la Ley 3/2004 de Medidas de Lucha contra la Morosidad. que entre otras cosas, establece como gran novedad, un plazo máximo de pago SIN posibilidad de pacto en contrario.

 

Ejemplo de reducción de costes a través de la reducción del periodo de cobro:
  EMPRESA A: Tarda 90 días en cobrar     EMPRESA B: Tarda 60 días en cobrar
  • Facturación: 12 millones €/año

  • Periodo medio de cobro: 90 días

  • Saldo medio en cuentas a cobrar a clientes: (12.000.000/360)*90 = 3.000.000€

  • Coste financiero a un interés de un 7%:   3.000.000*7/100= 210.000€

  •  

     
    • Facturación: 12 millones €/año

    • Periodo medio de cobro: 60 días

    • Saldo medio en cuentas a cobrar a clientes: (12.000.000/360)*60 = 2.000.000€

    • Coste financiero a un interés de un 7%:   2.000.000*7/100= 140.000€

    Ahorro de costes: 70.000€ anuales

    La empresa B podrá invertir 70.000€ más en publicidad, incrementar su inversión en I+D para mejorar el producto o reducir el precio de su producto a igual calidad y servicio. En resumen, la empresa B será más competitiva.

    Tesorería: Hasta hace poco era habitual la utilización de técnicas de Tesorería cero o cero-negativa, intentando evitar tener recursos ociosos en esta partida. Sin embargo, las dificultades de acceso al crédito desde el año 2007 hasta nuestros días, han llevado a las empresas actuales a intentar contar con un colchón de disponibilidades liquidas de efectivo o equivalentes con las que poder atender sus pagos sin una excesiva dependencia de financiación ajena.

    Fuentes de financiación a corto plazo

    En lo que respecta a la financiación a corto plazo se pueden encontrar fundamentalmente tres tipos de fuentes:

    1.- Financiación de proveedores. Esta fuente de financiación es prácticamente automática: cuando la empresa incrementa sus compras, sus proveedores le proporcionan financiación. Es una fuente sin coste, o más correctamente sin coste explícito: los proveedores no suelen cobrar ni intereses ni recargos por la financiación que proporcionan, pero el hecho de utilizar la financiación se puede estar renunciando a importantes descuentos por pronto pago.

    2.- Financiación de acreedores (compañías de suministros, Hacienda, Seguridad Social, etc.). Estas entidades han debido de asistir a un seminario de finanzas, porque en los últimos tiempos han reducido notablemente la financiación que proporcionaban (las compañías eléctricas o telefónicas han pasado de facturar cada dos meses a hacerlo mensualmente, Hacienda exige declaraciones de IVA mensuales para las empresas más grandes, etc.). Por el contrario, otras entidades han visto en la financiación de su producto/servicio una oportunidad de incrementar sus ventas (compañías de seguros que ofrecen el pago en plazos de sus pólizas); aunque es recomendable analizar el coste financiero que esta financiación supone.

    3.- Financiación bancaria de corto plazo a través de pólizas de crédito y anticipos sobre derechos de cobro (descuento de papel o factoring). Como su coste está explicitado en un contrato, su cálculo es relativamente sencillo. No obstante, es preciso tener en cuenta el impacto que las comisiones tienen especialmente en aquellas operaciones de más corto plazo, que en ocasiones es mucho más importante que el propio tipo de interés.

    La fórmula de cálculo es la conocida

    Coste financiero (€) =

     

    Ejemplo:

    Una empresa que solicite un descuento de un pagaré por importe de 20.000€ a 60 días, a un tipo de interés de un 8% y con una comisión de un 1,5% , soportará un coste de:

    20.000€ x 8/100 x 60/365= 263,01€ en concepto de interés

    20.000€ x 1,5% = 300,00€ en concepto de comisión

    Total:  563,01€

    El tipo de interés efectivo o TAE de esta operación es de un 18,97% anual

    2010 © Laboratorio de productividad
    Permitida la reproducción de este documento para su uso privado.
    Dicha reproducción ha de hacerse sobre el documento completo.
    Solicitud de copias:
    Laboratorio de productividad
    C/ Juan de Austria # 13, 28010 Madrid
    Tel + 34 91 594 32 96
    www.laboratoriodeproductividad.com
    Share
    SamsoniteBloomington FinancesCel Logistica
    No hay votaciones preparadas.
    Copyright © 2010 LABORATORIO DE PRODUCTIVIDAD